Indicadores económicos:
UF $ 33.519,33
USD $ 900,78
UTM $ 58.772

Seguros Inmobiliarios en Chile: “Cuidemos nuestro hogar”

Seguros inmobiliarios

Los seguros inmobiliarios nos protegen de Fenómenos meteorológicos, incendios y reiterados robos, que son algunos de los eventos más frecuentes en nuestras casas que no podemos percibir ni controlar…

Por lo tanto, tomar medidas para salvar tu hogar es indispensable para asegurar el futuro bienestar de tu familia.

En situaciones catastróficas para tu propiedad, lo mejor es contar con un seguro que proteja tu casa de múltiples daños, dándote la oportunidad de resguardar la vivienda y tus bienes.

¿Deberías estar interesado en contratar un seguro de hogar? La respuesta es sí, te contamos el porqué a continuación…  

¿Por qué un seguro de hogar?

Hablamos de un seguro de hogar como un tipo de póliza encargada de cubrir situaciones de riesgo y daños que puedan ser ocasionados por un tercero en nuestra propiedad.

En simples palabras podemos decir que estamos accediendo a un seguro complementario para poder recibir una indemnización en caso de que ocurran accidentes donde vivimos.

Según la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), el contenido de un seguro de hogar son todos aquellos muebles, ropas y enseres de uso doméstico que se encuentren dentro de una propiedad bajo requisitos específicos.

Para nuestro beneficio, este tipo de póliza está encargada de brindarnos un cierto porcentaje de cobertura, es decir, lo que pactemos al firmar el contrato de seguro nos será indemnizado monetariamente cuando suframos de algún accidente hogareño.  

¿En qué aspectos fijarme para buscar un seguro?

Si ya pasaste por todo el proceso necesario para comprar tu anhelado hogar, es hora de asegurarte para evitar incurrir en gastos tan elevados si pasara algún accidente.

Es importante que a la hora de asegurar una propiedad contrates un seguro y que tengas en cuenta estos aspectos básicos:

  • Valoración correcta del precio de tu inmueble (realiza una tasación).
  • Coberturas básicas y complementarias que te ofrece cada seguro.
  • Tipo de cobertura de los daños que pueden afectar a una casa por causa de un tercero.
  • Aspectos que tienen en cuenta las aseguradoras para calcular una prima.
  • Carencias y exclusiones de cada póliza de seguros. 
  • Realizar cotizaciones y comparaciones para tomar la mejor decisión.

Si por algún motivo compraste el inmueble con un crédito hipotecario, es obligación contar con un seguro al menos contra incendio y sismos.

Seguros inmobiliarios

¿Qué seguros deberías tener?

  • Seguro de sismo: Si vives en Chile probablemente sabes que no es para nada exagerado contratar este seguro ya que los temblores y terremotos no son para nada extraños.

Este tipo de seguros te puede ayudar a cubrir daños materiales que sufra tu hogar como consecuencia de un sismo (hasta el máximo monto que dispones en la póliza contratada).

En el caso de personas que pagan un crédito hipotecario, este seguro es obligatorio de contratar al momento de comprar el inmueble (está pactado dentro de los dividendos).

Por alguna razón si este seguro obligatorio no logra cubrir una gran cantidad del valor de la propiedad, resultará útil contratar otro seguro adicional.

  • Seguro contra incendios: Este seguro cubrirá todos los daños ocasionados por un incendio.  

En el caso de personas que pagan un crédito hipotecario, este seguro es obligatorio de contratar al momento de comprar el inmueble (está pactado dentro de los dividendos).

Por alguna razón si este seguro obligatorio no logra cubrir una gran cantidad del valor de la propiedad, resultará útil contratar otro seguro adicional.

  • Seguro contra robos: Si bien su contrato no es obligatorio, los robos ocurren en departamento o en casa con mayor frecuencia, y es por lo que este tipo de seguro es muy útil y necesario.

Si por algún motivo el inmueble lo tienes en arriendo, puedes optar por incluir el seguro que tu prefieras dentro del contrato que le ofreces al inquilino.

Un seguro de robo se encarga de entregarte una indemnización por la desaparición de tus bienes, destrucción o deterioro de los objetos asegurados en caso de robo o robo frustrado.

Coloca atención a esto, es importante que este seguro lo vayas actualizando al menos una vez al año, para así entregar una lista actualizada de los bienes que quieres cuidar y recuperar en caso de daño o pérdida por robo.

A pesar de que estos seguros funcionan muy bien, no te limites solo a esperar una ayuda de aseguradores, coloca cámaras de vigilancia, alarmas, sensores de movimiento, etc.    

  • Seguro total hogar: Este tipo de seguro ofrece una cobertura completa de todos los seguros anteriormente señalados, logrando asegurar tu hogar de desastres naturales, robos y mucho más.

Por lo general, este tipo de seguros suele añadir servicios de cerrajería, cristalería, electricidad, asistencia ambulatoria, reembolso de gastos médicos por accidentes, etc.

  • Seguro de desgravamen: Otro tipo de seguro que es obligatorio a la hora de pedir un crédito hipotecario, ya que la entidad financiera está asegurando su reembolso de inversión en caso de que el deudor falleciera tempranamente sin pagar el dividendo por completo.
Seguros inmobiliarios

¿Qué factores debo considerar a la hora de contratar un seguro?

Ten en cuenta que es importante leer bien las pólizas, sus requisitos y coberturas…

Cada vez es más la competencia entre aseguradoras de inmuebles, por lo que te puedes llegar a sorprender con las cosas que te pueden ofrecer para engancharte.  

  • Lee el contrato: Es frecuente escuchar que las personas no han leído con anticipación el contrato que están firmando, y que recién lo hacen cuando tienen una copia en su poder.

Es importante leer el contrato del seguro, no porque queramos profesionalmente dedicarnos a vender estos seguros, es porque existen letras chicas que después no podemos reclamar.

  • Describe bien el riesgo que quieres cubrir: No es lo mismo un seguro para el inmueble que habitamos, o que estamos arrendando, o que la estemos ocupando para una temporada.

No hay que menospreciar que tengamos o no un jardín al interior de nuestra casa, o que estamos completamente urbanizados en un departamento, o estamos dentro de un predio.

Describir adecuadamente la vivienda es la primera cosa que debes hacer al momento de querer cotizar un seguro.

No dejemos en mano de los agentes esta tarea tan importante porque ellos no estarán disponibles para ver cada centímetro que queremos cuidar de nuestra casa.

  • Contrata sólo las coberturas que necesitas: Generalmente las pólizas de seguros que contratamos tienen múltiples coberturas de las que no estamos informados.

Como no sabemos de qué tratan, no les damos importancia, pero muchas de ellas son muy relevantes de conocer.

Si no nos preocupa absolutamente nada más que cubrir una pérdida por incendio, por ejemplo, debemos contratar uno con exclusiva cobertura a ese tipo de situaciones.

Por ello, es importante informarse del contenido de la cobertura de cada seguro y así no estar pagando dos veces por el mismo.  

  • No busques el seguro más barato: No gastes demasiado pero tampoco seas tacaño, revisa el porcentaje de cobertura que tienen los seguros.

Esto es importante ya que acá el precio es el menor de los males, puede que un seguro sea mucho más caro y tenga menos porcentaje de cobertura en caso de robos que uno más barato…

  • Ten cuidado con las limitaciones de la cobertura: Los contratos están hechos para delimitar los posibles riesgos.

El seguro lo que menos quiere es pagarte el deterioro de tu hogar por antigüedad, y menos que mantengas tu casa a su costa.

Las aseguradoras suelen poner límites a lo que se cubre, y si limita algo tiene que estar especificado. Están obligados a resaltarlo en el contrato, no es letra chica.

  • Averigua bien las cláusulas que se excluyen del seguro: Siendo el último espacio del que debemos asegurarnos, ya que antes de firmar el agente nos puede proponer exclusiones…

Esto quiere decir que pondrá límites a las cosas que no están dispuestos a pagar en caso de que el seguro deba actuar.

Últimas Publicaciones