Indicadores económicos:
UF $ 34.794,44
USD $ 911,96
UTM $ 60.853

Energía inteligente: ¿En qué se traduce?

Energía inteligente

La energía inteligente abarca los siguientes temas: producción, consumo, transporte y acceso a la energía en países en vías de desarrollo. La buena gestión de la energía es esencial, para poder lograr un desarrollo sostenible.

¿Cuál es el potencial de la energía inteligente?

Todo lo que nos rodea ha sido producido con energía. Desde lo que comemos hasta el dispositivo con el que estás leyendo en este momento. De hecho, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) incluye la energía como herramienta fundamental para el desarrollo sostenible.  La ciencia e innovación, deben buscar soluciones a los retos que nuestro propio desarrollo implica. 

En este preciso instante, nos encontramos en la “Década de la Energía Sostenible para Todos”. Ésta fue declarada por la ONU y comprende el periodo entre 2014 y 2024. Los tres objetivos que persigue, son:

  • Asegurar el acceso universal a servicios energéticos modernos.
  • Doblar el ratio de mejora de la eficiencia energética.
  • Que la energía renovable llegue a todo el planeta.

La pregunta que viene a responder la energía inteligente es, ¿cómo aliviar nuestro problema de falta de recursos? 

Energía inteligente y desarrollo

La energía inteligente es clave en el avance de los países en vías de desarrollo. Desde este enfoque, se debe trabajar en diferentes líneas. Por una parte, se debe apoyar a los países en el diseño y ejecución de políticas y estrategias energéticas sostenibles. Es importante contribuir al desarrollo agrícola y rural de una manera climáticamente inteligente.

Por otra parte, se deben ampliar los sistemas de energía renovable descentralizados a pequeña escala. Esto permite acceder a la energía sin depender de una red de suministro.

Otro aspecto que es básico es el acceso a la electricidad. La electrificación de las zonas rurales, sigue siendo un gran problema en regiones de África, Asia y América del Sur.

Lo que busca la energía inteligente es entregar soluciones sostenibles, que además sean competitivas, mejorando las posibilidades económicas y sociales de la región.

Energía inteligente

¿Qué es la energía renovable y cuál es su importancia?

Nuestro futuro y el del planeta, dependen de cómo produzcamos energía. Es necesario un sistema energético fiable, asequible y descarbonizado.

Hablamos de energía renovable, como fuentes de energía limpia, inagotable y competitiva. Su mayor diferencia con los combustibles fósiles, está en que no producen gases de efecto invernadero ni generan emisiones contaminantes. Por otro lado, tenemos que su costo evoluciona a la baja de manera sostenida.

El crecimiento de este tipo de energía no se detiene. La AIE (Agencia Internacional de la Energía), proyecta una participación de energía renovable del 44% para el año 2040. Siendo las principales tecnologías las eólica y fotovoltaica.

De acuerdo a la AIE, para el 2040 el suministro eléctrico global aumentará un 70%. Por lo tanto, el desarrollo de energías limpias se vuelve fundamental. Sin esto, combatir el cambio climático será imposible.

Uno de los objetivos que se ha propuesto la ONU, es que haya acceso universal a la electricidad para el 2030. Esta es una meta ambiciosa, considerando la tendencia actual. Es importante destacar, que las energías renovables han tenido apoyo de la comunidad internacional. 

En el Acuerdo de París, que entró en vigencia en 2016, casi 200 países se comprometieron a reducir sus emisiones. Esto busca que el aumento de la temperatura media del planeta para fines de este siglo, se encuentre muy por debajo de los dos grados. Un aumento de sobre dos grados, trae efectos muy severos en cuanto al cambio climático.

¿Qué tipos de energía renovable hay?

  • Eólica: se obtiene del viento.
  • Solar: se obtiene del sol. Las principales son la fotovoltaica, que aprovecha la luz, y la térmica, que aprovecha el calor.
  • Hidráulica o hidroeléctrica: se obtiene de ríos y corrientes de agua dulce.
  • Biomasa y biogas: se extrae de materia orgánica.
  • Geotérmica: energía calorífica contenida en el interior de la tierra.
  • Mareomotriz: se obtiene de las mareas.
  • Undimotriz u olamotriz: se obtiene de las olas.
  • Bioetanol: combustible orgánico apto para la automoción. Se logra con procesos de fermentación de productos vegetales.
  • Biodiésel: combustible orgánico para automoción. Se obtiene de aceites vegetales.

Las energías limpias son inagotables y se adaptan a los ciclos naturales. Esto las hace esenciales para un sistema energético sostenible, que permita el desarrollo sin arriesgar a futuras generaciones.

Energía inteligente

Consejos para ahorrar energía

La mayoría de los aparatos que usamos a diario, funcionan con electricidad. Si somos conscientes y aplicamos pequeños cambios de conducta, podemos ser de gran ayuda.

  1. Aire acondicionado y calefacción: invierte en aislamiento, instala termostatos y temporizadores para la calefacción, apuesta por energías renovables, usa de manera eficiente el aire acondicionado.
  2. Electrodomésticos: utiliza aquellos energéticamente eficientes, desenchufa los aparatos que no estés usando, haz buen uso de tu refrigerador, no desperdicies energía al cocinar en horno y cocina.
  3. Agua: elige una caldera eficiente y mantenla en buen estado, usa la lavadora y lavavajillas sólo si están llenos, instala perlizadores para los grifos y cisternas de doble descarga, modifica tus hábitos de consumo.
  4. Iluminación: usa tecnología led y sensores de presencia, apaga las luces, aprovecha la luz natural.

¿Cómo podemos ayudar?

Podemos buscar la forma de reducir nuestro consumo energético. También, poner atención en consumir energía de forma eficiente. El ahorro energético es nuestra mayor fuente de energía, ya que nos enfrentamos a un mundo que no para de crecer.

Desde nuestro hogar, y con pequeñas modificaciones en nuestros hábitos, podemos hacer un gran cambio.

Últimas Publicaciones