Indicadores económicos:
UF $ 34.788,65
USD $ 911,96
UTM $ 60.853

¿De qué se trata la Ley de Portabilidad Financiera?

Con la nueva Ley de Portabilidad Financiera, tanto las personas como las micro y pequeñas empresas podrán cambiar su proveedor de productos financieros (cuentas corrientes, tarjetas de crédito, créditos hipotecarios, de consumo, etc.). La manera de hacerlo es similar a la que se utilizó cuando apareció la portabilidad numérica para teléfonos móviles.

Esto hará que la competencia en el mercado aumente, reduciendo los costos y el tiempo para realizar trámites de cambio de institución financiera y podrán que tengamos mejores opciones disponibles.

El refinanciamiento de cualquier tipo de crédito será más simple, disminuyendo los costos que generan las deudas. Esto aliviará el presupuesto de las familias endeudadas, que actualmente deben destinar en promedio un 25% de sus ingresos para cubrir estos gastos.

El costo y cantidad de trámites asociados a refinanciamiento también disminuirá. Para créditos hipotecarios, esta disminución será de un 60% y el tiempo que se tendrá que invertir en realizar trámites bajará en un 40%, lo que significa aproximadamente 30 días menos.

Los costos de financiamiento para micro y pequeñas empresas serán menores, por lo que podrán expandir su producción y contribuir al crecimiento económico, creando nuevos puestos de trabajo.

Dentro de las entidades financieras que están contempladas en la Ley de Portabilidad Financiera, están:

  • Bancos.
  • Compañías de seguros.
  • Cooperativas de ahorro y crédito.
  • Cajas de compensación.
  • Empresas que otorgan créditos automotrices.
  • Emisores de tarjetas.

¿Podremos portar cualquier producto financiero?

Sí, todos los productos financieros se podrán portar. Se debe señalar que los productos o servicios de inversión o ahorro no se entienden como «productos o servicios financieros» para estos efectos.

Se podrán portar cuentas vistas, cuentas corrientes, líneas de crédito, tarjetas de crédito y débito, créditos de consumo, créditos hipotecarios y créditos automotrices, entre otros.

¿Qué tendremos que hacer para realizar la portabilidad?

Existen dos modalidades, que son: Estándar, para cualquier producto financiero; y con subrogación, para los créditos con garantía real (sobre bienes) como créditos hipotecarios o automotrices.

PROCESO ESTÁNDAR

  • El proveedor inicial emite un certificado de liquidación al cliente o nuevo proveedor. Este documento es gratuito y entrega información sobre los productos financieros vigentes. El cliente debe emitir son los que desea portar a otro proveedor.
  • El nuevo proveedor evalúa al cliente y le hace una oferta con vigencia de a lo menos 7 días hábiles bancarios.
  • Una vez que el cliente acepta las condiciones, otorga un “mandato de término” para que el nuevo proveedor pueda, en su nombre: pagar los productos que tiene contratados, y solicitar el cierre de los productos que tiene contratados.
  • El cliente contrata con el nuevo proveedor los productos acordados.
  • El nuevo proveedor tiene 6 días hábiles bancarios para saldos pendientes y cierre de productos.

PROCESO CON SUBROGACIÓN (INCLUYE 3 PASOS ADICIONALES)

  • Al momento de pago de la deuda, la garantía relacionada con el producto financiero pasa automáticamente a garantizar el nuevo crédito. Este efecto se llama “subrogación”.
  • El nuevo proveedor tiene 30 días hábiles bancarios para solicitar la inscripción de la subrogación en el Conservador de Bienes Raíces correspondiente.
  • El Conservador de Bienes Raíces tendrá 10 días hábiles para practicar la inscripción solicitada.

Beneficios de la Portabilidad Financiera

Como mencionamos anteriormente, la competencia en el mercado de productos y servicios financieros aumentará, lo que impulsará a su vez la inclusión financiera.

Las tasas de interés disminuirán, como consecuencia de la mayor competencia. Los costos de refinanciamiento verán una caída importante para las personas, al igual que la inversión de tiempo en trámites asociados.

Por último, la protección del consumidor financiero se verá fortalecida. La demanda interna, actividad económica y el empleo serán fomentados, fortaleciendo el crecimiento del país y la estabilidad del empleo.

Últimas Publicaciones