Indicadores económicos:
UF $ 34.788,65
USD $ 911,96
UTM $ 60.853

¿Cuál es la diferencia entre codeudor solidario y aval?

A pesar de que muchas veces se piensa en estos términos como sinónimos, hay diferencias entre ser codeudor solidario y ser aval de un tercero.

Como codeudor solidario, se entiende una persona que se compromete a compartir la deuda del «deudor principal». Esto implica que si éste no cumple con el pago acordado, el acreedor puede cobrar el total de la deuda al codeudor solidario. Esto porque ambos se encuentran obligados por igual.

Dentro de las responsabilidades del codeudor, están:

  • Responder por la deuda como si fuera el deudor principal.
  • En el caso de incumplir con el pago de la deuda, será reportado.
  • Cumplir con la totalidad de la deuda, si es necesario.

¿Qué es un aval?

Ser aval de un tercero, es aceptar actuar como garantía de una deuda. Esto se hace poniendo tu nombre en un título de valor, por el monto total o parcial.

No existe la opción de poner un plazo o condición. Desde que firmas, estás expuesto a que se te cobre el total o la parcialidad de una deuda.

Dentro de las responsabilidades de un aval, están:

  • Pagar cierta cantidad de dinero, no comprometido por el deudor principal, sino que como deudor principal.
  • Por lo general, el aval se hace sobre títulos de valor. Por lo tanto, si el titular no paga la deuda, el aval no se verá afectado en cuanto a reportes.
  • No hay obligación de pagar el total de la deuda del título de valor, sino que por el monto que se comprometió. Si no está estipulado este valor, se presume que es el total.

 

¿Qué figura es mejor?

El codeudor solidario y el aval son totalmente diferentes, por lo que no podemos decir que uno sea mejor que el otro. Al hablar de aval, nos referimos a una obligación objetiva. Por otro lado, los codedudores son garantías personales, que tienen que ver necesariamente con el deudor principal.

Además, el aval sólo puede actuar sobre títulos valores como cheques o pagarés. El codeudor solidario, está más relacionado a préstamos en bancos u obligaciones que necesiten una garantía más personal.

El avalista tiene una obligación autónoma e independiente frente al avalado, por lo que no comparten el mismo grado. El codeudor sí comparte el grado con el deudor principal, por lo que el acreedor puede cobrarle la totalidad de la obligación.

Dada la diferencia en su naturaleza, no se puede hablar de uno sobre el otro. Dependiendo del caso, será más adecuado un aval o un codeudor solidario. La responsabilidad de estas figuras, termina cuando la deuda es pagada.

Es siempre aconsejable que te asesores con un profesional, antes de asumir estas responsabilidades. Un corredor de propiedades certificado, está capacitado para guiarte en estos temas, dentro de transacciones inmobiliarias.

Últimas Publicaciones