Indicadores económicos:
UF $ 34.794,44
USD $ 911,96
UTM $ 60.853

¿Qué debo considerar al momento de tomar un crédito hipotecario?

crédito hipotecario

¿Quieres comprar tu propia vivienda y te encuentras cotizando un crédito hipotecario para alcanzar ese sueño?, primero debes conocer una serie de conceptos al momento de optar a un crédito…

Para tomar una correcta decisión debes entender lo que implica tomar un crédito hipotecario, para ello, te explicamos a continuación términos cruciales que verás durante la evaluación del crédito que elijas para tu próxima vivienda.

Comencemos… ¿Qué es un crédito hipotecario?

Debemos entender primero que un crédito hipotecario es un préstamo a mediano o largo plazo para la compra, ampliación, reparación o construcción de un inmueble.

A su vez, la propiedad que se compra a través de este tipo de crédito queda en garantía o hipotecada, a favor de la entidad financiera que hace el préstamo de capital.

El crédito hipotecario tiene un plazo máximo de pago de hasta 30 años (depende de cada entidad financiera).

En el caso de los créditos hipotecarios, los tipos de tasas de interés que una persona puede optar son de tasa fija, variable o mixta. 

crédito hipotecario

¿Qué conceptos debes familiarizar con un crédito hipotecario?

  • Pie: Conocido también como cuota o pago al contado en el caso de compraventas. Es la cantidad de dinero que cancelan por la propiedad con tu propio bolsillo (sin préstamos).  
  • Costo Total del Crédito (CTC): Conocido también como monto total o final. Corresponde a la cantidad exacta que el cliente asume como deuda, incluyendo también el crédito hipotecario.
  • Plazo de crédito: Es el periodo de tiempo en que se extiende el crédito hipotecario (desde el primer dividendo hasta el último). 
  • Carga Anual Equivalente (CAE): Es un porcentaje que te ayuda a comparar qué institución financiera te ofrece el crédito hipotecario más barato. Este porcentaje “extra” se asocia al total del préstamo del acreedor financiero. 
  • Monto bruto: Es el monto líquido final del crédito, añadiendo también gastos operacionales (no incluye seguros obligatorios asociados).  
  • Valor de la cuota: Mejor conocido como dividendo. Es la cantidad de deuda que debes pagar en un periodo de tiempo determinado por la propiedad.
  • Inflación: Aumento gradual y sostenido en el tiempo del precio y valor del dinero. Mientras más alto sea el coste de vida, más caro será la adquisición de bienes como una propiedad.
  • Tasa de interés: Es el porcentaje de capital adicional que estarás pagando dentro del crédito hipotecario. Este interés varía según la entidad financiera, y es utilizado como recurso de seguridad para que los acreedores obtengan el retorno de su inversión.
  • Mutuo hipotecario no endosable: Tipo de crédito hipotecario en el cual una entidad financiera que presta dinero a su cliente no puede transferir el crédito mediante el endoso en la escritura pública, u otro banco, o un tercero (crédito queda radicado al deudor).
  • Mutuo hipotecario endosable: Tipo de crédito en el que la institución financiera puede endosar la escritura pública del crédito de un tercero, porque el crédito radica en el banco, no en el deudor.
  • Seguro obligatorio de crédito hipotecario: Por ley los créditos hipotecarios deben contar con seguros complementarios obligatorios como el seguro de gravamen para deudores y contra incendios.
  • Gastos operacionales: Es la tasación del inmueble, estudio de títulos, redacción de escritura, gastos notariales, inscripción al Conservador de Bienes Raíces, etc. Éstos deben ser informados oportunamente a cada cliente antes de la firma de contrato del crédito.   
  • Nivel de endeudamiento: Capacidad que tiene la persona para poder endeudarse. Se recomienda que el dividendo mensual no supere el 30% del sueldo de una persona.
  • Carga financiera: Porción o porcentaje de tu sueldo que comprometes para pagar deudas financieras de otro tipo.  

¿Cómo pedir un crédito hipotecario?

Si pensaste en comprar tu vivienda y ya realizaste su financiamiento, estas son las principales etapas para solicitar un crédito:

  1. Simulación o Cotización: La persona debe evaluar las condiciones del crédito y cuál entidad financiera es la que conviene más para solicitarlo.
  2. Evaluación de antecedentes: Una vez que la persona ya eligió la entidad financiera y el tipo de crédito hipotecario, lo siguiente es someterse a una evaluación comercial. Acá te solicitarán documentos como tus liquidaciones de sueldo, acreditación de patrimonio, deudas del consumidor, entre otros.
  3. Solicitud del crédito, tasación y estudio de títulos: En este paso la entidad financiera solicitará una evaluación de la propiedad (valor del inmueble y verificar que no hay impedimentos para la compra de la propiedad). Además, se evaluará la capacidad de pago del cliente (revisan historial de morosidad) y una declaración de salud del solicitante para contratar un seguro de desgravamen.
  4. Firma, pago e inscripción: Se realiza la firma de las escrituras por ambas partes involucradas (se entrega una copia firmada ante notaría). Además, se inscribe la propiedad en el Conservador de Bienes Raíces y el pago al vendedor de la vivienda.
crédito hipotecario

¿Qué considerar antes de invertir en época de inflación?

Diversos expertos económicos recomiendan a los inversionistas dirigir su dinero hacia bienes raíces cuando los precios se mantienen en alza.

Invertir en propiedades en una economía inflacionaria es mucho más beneficioso de lo que puedes creer…

Se trata de una decisión que implica menores riesgos que apostar en un negocio o acciones.

Invertir en propiedades es una necesidad básica, mientras que otros servicios y productos son prescindibles cuando existen dificultades económicas.

Una de las ventajas que presenta un periodo de inflación sostenida, es que las propiedades aumentan su valor meses después de que una persona la haya adquirido.

Si se compra una casa o departamento para mantener en arriendo, lo que se cobra mensualmente aumentará en relación al IPC.

Para el caso de los créditos hipotecarios o si se saca una hipoteca, el pago del banco se mantendrá para quienes lo solicitaron, incluso presentando rebajas en los intereses.

Aunque la inflación puede tener efectos negativos en la economía doméstica de arrendatarios y propietarios, sigue siendo un momento clave para invertir en bienes raíces.

Si tienes el capital suficiente (sin endeudamiento y que puedas pagarlo), adquirir una propiedad puede ayudar a prevenir futuros contratiempos económicos si piensas venderla…

Últimas Publicaciones